BLOG we love POP

¿Los medios personales refuerzan la efectividad de la PLV?

El 53% de los consumidores se fijan en la marca promocionada en la PLV, pero sólo un 21% lo hace en el nombre del producto, según el estudio “La importancia de la promoción en el punto de venta” elaborado por Mark-Vent. Por ello, este estudio recuerda que el punto de venta es donde el consumidor potencial decide si lleva a cabo la compra y, en consecuencia, es importante cuidar cada vez más no sólo el diseño de la PLV, sino también el personal.

Con estos datos, y con el fin de ganar efectividad, un método que funciona es el uso de medios personales como animación en el punto de venta. Esta técnica consiste en contar con personal o un equipo de animadores que contribuyan a captar la atención de los consumidores potenciales a través de sus interacciones, creando el ambiente adecuado para convencer al comprador. Gracias a esto, el punto de venta gana dinamismo, favoreciendo así las ventas.

Son diversas las opciones de este tipo de animación. Las más comunes son el propio personal vendedor del establecimiento, el personal de stands de degustaciones, las azafatas, los artistas para espectáculos o los personajes de ficción y animación. De estos, el uso de azafatas es el medio personal más popular.

Uno de los lugares donde la animación de PLV a través de medios personales es habitual es en los centros comerciales, grandes superficies o supermercados, al contar con un mayor espacio y paso de personas. Este tipo de animaciones deben colocarse, como cualquier otra PLV, en lugares estratégicos de paso de consumidores, de forma que, sin llegar a entorpecer, logren captar su atención. A través de la argumentación o de dar a probar el producto al posible cliente, deben inducirle a la compra.

Aún así, los medios personales son poco usados por su coste más elevado que los físicos, pero cabe valorar que las PLV de esta forma ganan efectividad, pues son más eficaces para atraer consumidores.

Siguiente Anterior