BLOG we love POP

PLV temporal y permanente: dos periodicidades con necesidades diferenciadas

La Publicidad en el Lugar de Venta (PLV) puede responder a una necesidad básica de marca o, por el contrario, a una campaña concreta y definida en el tiempo. En este sentido, el director general de POPAI Spain, Nacho Cusí, diferenciaba en una entrevista para Hispack entre dos periodicidades de este formato publicitario: temporal y permanente. "La temporal es la PLV que se lleva a cabo para una campaña determinada, como los displays, las islas o los stoppers, mientras que la permanente es la diseñada para permanecer en tienda, como un mueble o panel de telefonía móvil", destacaba. De hecho, en la industria de la PLV esta clasificación es esencial para determinar cómo se realizará la producción, cuál será el diseño y qué materiales se utilizarán

La PLV temporal puede estar expuesta en el establecimiento más o menos tiempo dependiendo de la duración de la campaña para la que se ha desarrollado, ya que se suele usar para lanzamientos de productos o promociones concretas. Por lo general, requiere un montaje rápido y se usan materiales de coste bajo como el cartón, ya que no será amortizado durante un largo periodo; aunque pueden crearse campañas exclusivas con materiales más caros, en función de las necesidades e intereses de la marca respecto a la promoción. En cuanto al diseño, esta modalidad de PLV habitualmente se adapta a las características estéticas del producto publicitado para que el consumidor establezca una relación visual con el mismo. Se puede optar en estos casos, además, por animaciones en el lugar de venta que refuercen la acción publicitaria.

En cambio, la PLV permanente suele tener como eje vertebrador la calidad. Se trata de elementos de publicidad como muebles, vitrinas o expositores que deben aguantar el paso del tiempo, ya que estarán en tienda durante largos periodos. Los diseños suelen ser más atemporales, centrados en la marca y no en una campaña concreta, con materiales duraderos como la madera o el plástico.

Pese a estas líneas generales, cada una de estas opciones es completamente adaptable a las necesidades concretas de cada marca y campaña, pudiendo romperse en todo caso los esquemas habituales para conseguir una promoción exitosa y llamativa.

Siguiente Anterior