BLOG we love POP

La importancia de la experiencia en la compra por impulso

Gran parte de las compras que se realizan en el establecimiento se producen por impulso: el consumidor entra y, a través del atractivo visual, decide adquirir un producto que no estaba en su lista. “Los estudios muestran que más del 70% de la decisión de compra está motivada por el impulso visual y sensorial”, afirma al respecto nuestro CEO, Rafael González. De hecho, la asociación POPAI apunta que entre el 50% y 65% de las ventas no son planificadas.

Ante estas cifras, la importancia de la Publicidad en el Lugar de Venta (PLV) es evidente para influir en la decisión de compra. Tal y como expone un estudio realizado por in-Store Media, la PLV aumenta un 44% la intención de compra, así como un 17% las ventas. Ante la fuga de consumidores hacia el e-commerce por la comodidad que ofrece, es vital la generación de experiencias para volver a atraer a los consumidores al interior de los establecimientos y mantener las cifras de venta.

La experiencia que se ofrece al consumidor mediante la PLV se convierte en la herramienta perfecta para conseguirlo. Expositores, stands o displays llamativos, innovadores o que invitan a tocar el producto, son necesarios para cumplir esta meta. Es decir, conseguir que la compra en sí misma le aporte valor al cliente más allá de lo que pueda comprar. De este modo, se propicia el refuerzo de la relación con la marca, así como la compra por impulso vinculada a la experiencia que ha obtenido el consumidor en su relación con la PLV en el establecimiento.

Gracias a ello, pese al aumento en el coste que puede suponer la personalización de las campañas, las marcas consiguen aumentar la atracción de los posibles compradores y, en consecuencia, sus compras no previstas.

Siguiente Anterior